viernes, 25 de mayo de 2007

El Derecho a la Información: una verdad a medias...o la Ley del Embudo..

Hoy 25 de mayo el diario Clarín publica un suplemento con “todo lo que ud. debe saber sobre su derecho a la información”.
Contiene mucha información muy útil.
La mayoría de los artículos esclarecen sobre las facultades y mecanismos que tiene la ciudadanía para acceder a la información de los organismos públicos.
Uno de ellos bajo el título “Qué es el derecho a saber”, transcribe el art. 75 inc 22 de la Constitución Nacional, que garantiza ese derecho, si quieren lo transcribo para saber de qué estamos hablando.
”Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y expresión . Este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir información e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o n forma impresa o artística o por cualquier otro procedimiento de su elección”
Este derecho es el que defienden a rajatabla los medios de difusión a la hora de exigir su acceso a la información (y no sólo de organismos públicos) .
Pero este artículo de la constitución no fue incorporado para los medios de difusión, sino para todos los habitantes de este suelo . El artículo constitucional dice “Toda persona” y no “todo medio de difusión”
Voy a decir una obviedad: si el derecho de una parte (en este caso los ciudadanos) no se corresponde con la obligación de otra obligada a su efectivizacíón, más que un derecho es una ilusión.
Es ese conglomerado de Derechos Humanos Fundamentales el que da sustento, a mi modesto entender, a la obligación que tienen los medios de difundir TODA LA INFORMACIÓN DE QUE DISPONEN (sin censura por cuestiones ideológicas o económicas) lo que por otra parte deberían llevar a la práctica más que por imperio constitucional por la función social que cumplen.
Y esto que afirmo podrá discutirse en términos técnico-jurídicos, pero no tiene discusión en el plano de la ética humana.
Si tanto les preocupa que en esta democracia (y en esta coyuntura electoral) los ciudadanos puedan elegir libremente tengan la dignidad de difundir “todas las opciones electorales” en igualdad de condiciones.
Esta es una deuda que tienen con la sociedad.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Es una pena que no puedan hacerse conocer masivamente...

Maximiliano dijo...

Adhiero al comentario anterior.... la falta de publicidad de su partido(al cual pienso votar) se suma a la tendencia (sería interesante ver sus orígenes) del común de la población en focalizarse en 2 o 3 candidatos como "centrales" y eliminar al resto automáticamente. Me resulta comprensible en caso de elecciones nacionales o fuertes enfrentamientos entre partidos históricos (ej: radicales vs peronistas), pero en el ámbito de la Ciudad, y con candidatos tan insulsos ideológicamente (los los masivos digo eh) es realmente una pena....
Es fin, mucha suerte y no aflojen...

LIA MENDEZ dijo...

Maximilano, es un gran aporte el que puede hacer aquel que coincida con la orientación de nuestras propuestas conviertiéndose en un difusor de ellas. Es una alternativa a la falta de espacios en los medios.
Si no podes difundir masivamente tus ideas, no se conocen, entonces no pueden tener adhesión masiva y por lo tanto votos., Luego los medios sostienen que no te dan espacio porque tenés pocos votos, y dan más espacio al que más votos tiene (Qué sentido de la proporción!), y ahí vamos ...
Eso sí, si hacés algo que consideran "una nota de color", tenés garantizado aparecer en sus prestigiosos medios, por ejemplo hacer el ridículo, una grosería, prender fuego algún símbolo, en fin, sabes de qué hablo.
Es muy difícil ser coherente en política, es un gran desafío, pero vale la pena el intento!
Hasta pronto